Proyecto de Revitalizacion
• Escuchar •

Desafios de la Escucha: Dimensión Juvenil

Desafío 1: Carencias psico-afectivas y familia

Ante las carencias psico-afectivas que generan en el joven problemas de autoestima, relativismo ético sexual e incapacidad de realizar un proyecto de vida, debemos fomentar el desarrollo integral del joven fortaleciendo la experiencia personal y comunitaria del encuentro con Dios que es Amor; a través de la escucha, atención y acompañamiento desde sus diferentes ambientes y considerando su realidad familiar, porque revalorando y dignificando su vida el joven encontrará su plenitud.

Desafío 2: Violencia

Ante la violencia social que involucra al joven como víctima y victimario debemos salir a su encuentro en los ambientes de situaciones críticas a los cuales nuestras prácticas pastorales no llegan (cárceles, tribus urbanas, pandillas, entre otros) y denunciar todas las formas de agresión, porque creemos en el Dios de la Vida y en la construcción de una sociedad que respete la dignidad de la persona a ejemplo del Maestro.
Desafío 3: Post-modernidad

Ante el fuerte impacto de la cultura post moderna que ofrece de manera seductora modelos no auténticos y pseudo valores debemos proponer a Jesús y su Evangelio como estilo de vida, porque a partir de esta opción se propicia en el joven la toma de conciencia y su posterior respuesta en la transformación de la sociedad.

Desafío 4: Capacidad de amar

Ante la fuerte experiencia de la capacidad de amar del joven, debemos ofrecer espacios y procesos en donde se desarrolle y vivencie de manera profunda el amor a Dios, al prójimo y a sí mismo, porque sólo la maduración de éste, lo llevará a convertirse en sujeto-constructor de la Civilización del Amor.

Desafío 5: Interés en participación política

Ante el interés en la participación política del joven que lo lleva a involucrarse en agrupaciones políticas convirtiéndose en referente de participación, debemos suscitar, acompañar y formar en espíritu colectivo, el ejercicio del protagonismo del cambio social favoreciendo la búsqueda del bien común, porque está llamado a asumir el compromiso transformador y liberador de las diferentes estructuras sociales.


Desafios de la Escucha: Dimensión Social

DESAFIO 1: Formación crítica

Ante la ausencia de una formación crítica en los jóvenes y en un entorno sociopolítico neoliberalista y neo populista que genera indiferencia ante los problemas de la sociedad y vulnerabilidad a ser manipulado por los actores políticos, debemos generar espacios de formación desde la Doctrina Social de la Iglesia, apoyada en las Ciencias Humanas y en la natural inclinación de los jóvenes hacia causas e ideales nobles, suscitando jóvenes responsables de sus compromisos sociopolíticos, porque la sociedad es un elemento inherente a la evangelización.

DESAFIO2: Valor de la Familia

Ante la desintegración del núcleo familiar y el crecimiento del relativismo que origina la carencia afectiva de los jóvenes, debemos abordar su realidad y concientizar permanentemente a la juventud sobre el valor de la familia como una experiencia comunitaria, porque creemos que la familia es una vocación fundada en una alianza de amor, proyecto de Dios y soporte social para la vida.

DESAFIO 3: Interculturalidad, Medio ambiente y Medios de comunicación social

Ante la reivindicación de las culturas tradicionales, el aumento de oportunidades de formación, preocupación por el medio ambiente y el uso de los medios de comunicación, debemos aprovechar estos espacios para formar a los jóvenes en cada uno de estos aspectos, porque es fundamental abordar al joven y evangelizarlo en sus espacios cotidianos.

DESAFIO 4: Promoción de la vida

Frente al proceso de exclusión social y de empobrecimiento que expone al joven a situaciones de riesgo, debemos promover la vida en su plenitud, de forma que podamos construir efectivamente una sociedad de inclusión, justa, fraterna y solidaria.


Desafíos de la Escucha: Dimensión Eclesial

DESAFIO 1: Participación eclesial de los jóvenes

Ante la participación activa y protagónica de los y las jóvenes en distintos ámbitos eclesiales y sociales (universitario, social, carcelario, educativo, sistema de salud, entre otros), debemos potenciar las propuestas y la creatividad de los jóvenes, promover una animación corresponsable, implicándolos en procesos de reflexión, planificación y evaluación, favorecer la formación de los jóvenes en general y los agentes en particular y el liderazgo y compromiso juvenil, porque queremos una Iglesia joven latinoamericana y caribeña que esté presente en los diversos ámbitos de la realidad como “levadura en la masa”.

DESAFIO 2: Formación de Agentes de Pastoral Juvenil

Ante la debilidad y falta de coherencia de los agentes, debemos promover espacios de formación más integrales y de toma de conciencia del servicio a los jóvenes, porque todo proceso de evangelización necesita de testimonios significativos que muestren el rostro de un Cristo joven.

DESAFIO 3: Pastoral Juvenil de discipulado misionero

Ante la falta de significación del mensaje de la Iglesia para los jóvenes, provocado por la falta de testimonio de algunos agentes de pastoral, una práctica pastoral que no responde a la realidad juvenil y que no va en busca de los jóvenes en sus medios específicos y el uso de metodologías desactualizadas en la evangelización de los jóvenes, debemos impulsar una pastoral de juventud misionera que proponga a los jóvenes el encuentro personal con Cristo, logrando la madurez de su fe y exigiendo la conversión permanente de los agentes de pastoral, porque el mensaje de Jesús que genera vida debe ser llevado por los jóvenes a los demás jóvenes sedientos de esperanza y de dar sentido a su vida.

“Llegó junto a él, al verle tuvo compasión y acercándose vendó sus heridas” (Lc.10,33)